La historia del calzado de seguridad en Martorell es la de una evolución, un proceso que se inicia con la Revolución industrial. A finales del siglo XIX, la producción en serie había llegado a muchos lugares y, como sabes, al principio las condiciones de seguridad eran francamente deplorables.

Has de saber que uno de los antepasados del calzado de seguridad en Martorell fue el que usaron los soldados que participaron en la Primera Guerra Mundial. Otros predecesores fueron los zapatos que comenzaron a necesitarse en las diferentes industrias y que gracias a las maquinarias disponibles después de la mecanización ya podían fabricarse.

Estos primeros modelos eran bastante básicos y pesados, pues sus principales funciones eran proteger de heridas punzantes por pisar vidrios o clavos. Posteriormente, fueron mejorando gracias a las suelas, que se hicieron antiderrapantes y dieléctricas, por lo que evitaban accidentes como caídas y electrocuciones.

El material vulcanizado de las suelas dio paso al poliuretano de doble densidad, por lo que los zapatos de seguridad se hicieron mucho más livianos. La flexibilidad de las suelas también ha presentado un avance con el uso de plásticos y polímeros. En la actualidad los materiales utilizados hacen que las suelas sean también resistentes a aceites, altas temperaturas y que tengan mejor agarre.

Los casquillos de acero que impedían el aplastamiento por objetos pesados evolucionaron también y se fabrican ahora con poliamidas en lugar de acero. La industria textil ha proporcionado materiales más ligeros que el cuero, tales como textiles sintéticos y tejidos. Con todos estos avances, el calzado se ha hecho más liviano y cómodo.

En la empresa JP Soreima sabemos cuál es el tipo de bota de seguridad más adecuado para cada uno de tus trabajadores y además estamos al día con los nuevos avances que hacen a las botas de seguridad cada vez más cómodas y fáciles de usar.